Encuentra un tema que te interese

miércoles, 24 de mayo de 2017

5 mitos de la menopausia que debes desechar

La menopausia cambia la vida de una mujer en muchos aspectos. Es una etapa tan importante de conocer que lo mejor es comprenderla fuera de unos mitos presentados a continuación.

1- Comienza recién a los 50


Las mujeres suelen tenerle temor a la edad por más se empecinen en demostrar lo contrario, aunque afortunadamente ahora asumen los 30´s de una manera mucho más sana, y hasta cierto punto también los 40. Sin embargo, los 50´s son temidos no solo porque la vejez se va haciendo mucho más que evidente, sino también porque se cree que aquí recién empieza la menopausia y sus síntomas.

Es verdad que la menopausia comienza a hacerse notar alrededor de los 52 años, pero también es cierto que sus primeros síntomas empiezan alrededor de... sí ¡los 30 años! Los síntomas típicos a esta edad aún temprana son sofocos, aumento de peso, cambios repentinos de humor, etc. Y es partir de los 35 donde comienzan los problemas en la fertilidad. Tenerlo presente las que piensan formar una familia en el futuro.

2- Durante la menopausia y después de ella, es inevitable subir de peso

Inevitable si mantienes los mismos hábitos que antes no te traían consecuencias. Si te mueves más y comes de forma saludable puedes manejar el tema bastante bien. Este punto depende enteramente de ti.

3- El deseo sexual desaparece

bolitgrud.com

No es del todo cierto. Es verdad que una vez concretado el proceso el deseo disminuye por los cambios hormonales, pero a su vez esto se puede ver compensado o revertido por la sola idea de que ahora se podrá tener todo el sexo deseado sin riesgos de embarazo.

4- Si ya tienes cierta edad y vas meses sin menstruar, quiere decir que ya has pasado la menopausia y no necesitas anticonceptivos

Falso y peligroso si no quieres pasar por un embarazo no deseado. La menopausia no es algo que ocurra de inmediato en el corto lapso de uno o dos años, sino que le caracterizan varios ciclos menstruales irregulares. Recién a partir de un año entero sin regla es que se puede confiar en prescindir de cualquier preservativo.


5- La menopausia es igual para todas las mujeres

Falso. Si bien hay patrones generales, estos varían de alguna forma dependiendo cada organismo. Hay mujeres que no experimentan sofocos, ni subidas de peso, ni ciclos tan irregulares repentinamente, etc. En parte depende de la genética y la condición física de cada mujer. 

lunes, 22 de mayo de 2017

MASCOTAS: ¿Por qué los hombres prefieren a los perros? 5 posibles razones

www.periodistamayor.cl

Uno de los refranes más conocidos es que el perro es el mejor amigo del hombre. Por hombre se entiende no solo al género masculino, sino a la raza humana en general. Bueno, quizá quien ideó ese pensamiento haya estado pensando en el varón. En un anterior artículo tratamos de conjeturar por qué los gatos suelen ser las mascotas preferidas de las mujeres. Aquí trataremos de ver por qué entonces un hombre prefiere a los perros.

1- Los perros tienen un "instinto protector", al igual que los hombres

ToniTeror

Aunque no sea el caso de todas las razas y dependa de un correcto adiestramiento, por lo general los perros (en especial los de razas grandes) tienen fama de proteger a las personas con las que sienten un vínculo o la casa donde habitan. Al igual que los hombres que históricamente han sido los principales responsables de defender a la familia y a la tribu. 

Aún en nuestros días son los hombres los que más proveen a las familias, por lo que se entiende que la mayoría de bienes familiares son fruto de su esfuerzo y que a él le duela más perderlos. Por eso han confiado en los perros como protectores desde tiempos milenarios, y a pesar de que ahora hay alarmas en las casas para cuidarse de robos nocturnos, todavía muchos varones confían en sus perros.

2- Los hombres son inclinados a proveer. Los perros requieren más atención y provisión que los gatos


El hombre casi por instinto siente la necesidad de proveer para los suyos. Los perros, aunque pueden ser vistos como protectores, paradójicamente requieren más atenciones. No son como los gatos que, aunque domesticados, muchas veces se van de la casa a buscar comida afuera y regresan muy tarde sin inconvenientes. En pocas palabras: a diferencia de los gatos, los perros necesitan más de su dueños, y los hombres les gusta que los necesiten.

3- En el fondo al hombre le gusta mucho que los reconozcan y lo quieran. El perro es similar y más apto para brindar eso

The Pet Beastro

Un gato suele tener un comportamiento inestable, a veces quiere cariño y otras lo desprecia. A veces es atento y otras muy indiferente. A menudo se hace de la vida gorda como si no conociese a sus dueños por la calle. Un perro es todo lo opuesto: casi siempre está dispuesto a recibir cariño y a corresponderlo; hace más caso a sus amos y los reconoce fácilmente. 

4- Los perros son fieles de forma incondicional, así como ellos desearían que sea una mujer

Guillem Ros

Los perros pueden llegar a ser demasiado leales a sus amos, independientemente del trato que estos tengan con él. Tienen lo que se conoce como lealtad incondicional, lo que les lleva a ser fieles a toda costa. Cosa que no ocurre con una pareja sentimental, la cual siente amor por el otro siempre de forma condicional. Frases como "cuando el hambre entra por la puerta, el amor se va por la ventada", "si el hombre no aporta, que aparte", "la mujer necesita admirar a un hombre para amarlo", etc, dicen mucho sobre la naturaleza de la lealtad de una pareja, a diferencia de la del perro, que siempre está con el hombre pase lo que pase.  

5- A los hombres les gusta dominar, los perros son más manejables

Wicked Good Dog

El hombre prefiere ser el componente dominante en sus relaciones con los demás, con su novia, y obviamente también con la mascota. El perro es mucho más fácil de dominar que un gato, no es raro que el hombre por eso prefiera al primero.


viernes, 19 de mayo de 2017

MASCOTAS: ¿Por qué las mujeres prefieren a los gatos? 5 posibles razones


Se dice que las mujeres buscan a un esposo que se parezca a su padre. Lo que no se suele decir es que también buscan una mascota con los mismos criterios con los que eligen a un novio, además de proyectar en ellas características de su propia feminidad. Teniendo en cuenta lo anterior, en los siguientes puntos trataremos de entender por qué las mujeres suelen preferir a los gatos.

1- Los gatos tienen un aura de misterio como ese chico que a ellas les gusta



Las mujeres sienten encanto por el llamado "carácter misterioso" de algunos hombres, eso ellos lo saben muy bien y por tal motivo a menudo tratan de simular dicha característica (la mayoría de veces bastante mal, por cierto). El gato es un animal que ha despertado misterio desde tiempos milenarios por su mirada y comportamiento, tanto a la hora de comer, dormir o simplemente pararse. No por gusto es un elemento infaltable en muchas historias de misterio, como tampoco falta el personaje de un joven misterioso y oscuro con legiones de fanáticas detrás del libro o la pantalla.

2- Los gatos tienen una conducta inestable al igual que el chico que las tiene locas




Las chicas tienden aburrirse de los chicos que son monótonos, que son todo el tiempo tranquilos o siempre exaltados. A ellas les gusta lo que se conoce como "la montaña rusa emocional". En el gato las féminas encuentran un poco de eso puesto que no se trata de una mascota que siempre esté cerca de ellas demandando atención, sino que una vez que la recibe y se complace, se retira sin avisar y hasta puede desaparecerse por varias horas o días. Es bastante similar a aquél novio que una noche es bien atento con ella y al día siguiente no le responde las llamadas ni los mensajes, manteniéndola así con el interés latente.

3- Los gatos son muy engreídos, al igual que ellas



Cuando los gatos están en su momento del día donde quieren cariño, pueden ser bastante engreídos  o se dan el lujo hacer los difíciles para jugar o ser mimados. Ese engreimiento es una forma de ser típica de muchísimas chicas que se hacen las muy complicadas cuando un hombre intenta cortejarlas (aun cuando sienten atracción por él).

4- Los gatos son animales más independientes, carácter que ellas también prefieren en un hombre



Una chica a la hora de elegir a un hombre busca que este disponga de cierta independencia emocional, que sea capaz de resolver sus propios conflictos internos y externos sin que muestre muchas debilidades frente a ella. Un gato más o menos cumple con este perfil, ya que a diferencia de otros animales como el perro, no requiere tantas atenciones y es más intrépido para sobrevivir.

5- Son la "mejor opción" cuando se quedan solteras



En tonos muy crueles y despectivos se les dice a muchas mujeres que acabarán rodeadas de gatos por el resto de sus vidas, cosas que algunas se toman a broma porque ya de jóvenes están rodeadas de ellos. Pero fuera de chistes, esto es en gran parte cierto. Muchas solteras se hacen de la compañía de gatos, ya que al ser engreídos e indiferentes al mismo tiempo, pueden de alguna forma canalizar sus instintos de madre y pareja. Que no se interprete esto como zoofilia, no sean tontos por favor.

miércoles, 17 de mayo de 2017

5 mitos sobre la cerveza, la bebida favorita de todos


La cerveza es una bebida infaltable en las reuniones entre amigos tanto aquí como en la China, pero a pesar de ser universalmente conocida, la gran mayoría de sus consumidores tiene falsas creencias en torno a ella, las cuales deben desterrarse de una vez. Conozcamos cinco mitos sobre la cerveza:

1- La panza chelera

Sopitas.com

Se pone primero en la lista porque este es el mito que más gente considera verdadero a rajatabla. Casi todas las personas, bebedoras o no, creen que el consumo de cerveza lleva eventualmente al desarrollo de una panza característica. La verdad es que este síntoma no responde al consumo de dicha bebida, sino a otros factores claves como el sedentarismo, la mala alimentación o la abstinencia de evacuar. 

El consumo moderado de cerveza no lleva al desarrollo de panza, y su consumo excesivo lo que puede ocasionar es un aumento de peso a nivel general, no abdominal. El último corresponde directamente a otras causas.

2- Beber cerveza en la botella es mejor


Los que se toman la molestia de usar vasos para consumir su preciada bebida, hacen bien. Los que la beben de a pico, no. No si lo que pretenden es disfrutar la cerveza en su máximo potencial, ya que la botella impide la carbonatación del líquido y el ascenso de sus sabores. 

3- La cerveza en lata es la peor

No si en lugar de tomarla directamente de la lata (con el sabor a aluminio que eso conlleva) la echas en un vaso :D

4- La cerveza, una vez caliente, no debe congelarse otra vez

Funnyjunk

Este mito se sostiene bajo la creencia de que si la vuelves a congelar se deteriora químicamente y su sabor se degrada. Eso es completamente a menos que hablemos de temperaturas mayores a 27 grados. Si por el trayecto de la tienda a casa se calienta, normal la puedes poner en la hielera sin que pierda sus propiedades. Lo único que arruina a la cerveza es el contacto con la luz.

5- La cerveza mata neuronas



Esto es completamente falso en consumidores moderados. Un estudio realizado por el Queensland Brain Institute (Australia), llegó a la conclusión de que la cerveza no es responsable de la muerte de las células cerebrales, sino que incluso presenta antioxidantes que reducen la oxidación celular, la cual es responsable de enfermedades degenerativas como el parkinson, el alzheimer, la demencia, etc.

lunes, 15 de mayo de 2017

5 características de un hombre feminista

1- Rara vez apoya el feminismo por motivos ideológicos


Youtube

Esto es lo primero que hay que asimilar para comprender el tema. El feminista es un hombre, normalmente entre 18 y 28 años, que en muchos casos no se limita a apoyar teóricamente el establecimiento de una sociedad más justa con la mujer (cosa que en principio es noble), sino que tiene diferentes grados de activismo que van desde compartir estados de facebook concientizando sobre la violencia a la mujer, hasta asistir a marchas feministas con performances extrañas y humillantes desde cierto punto de vista, como ir en sostén o usando vestido mientras la amiga va en topless cogiéndolo del brazo. 

Muy bonito todo, pero lo verdaderamente simpático aquí es que la mayoría de hombres inmersos en este movimiento no lo hacen por motivos ideológicos, ni por tener sinceros deseos de que se consolide el llamado "empoderamiento femenino". Lo que los mueve la gran mayoría de las veces es el deseo de meterse bajo una falda. Es similar a cuando vemos en el bar a ese chico que le invita copas a una chica y le hace conversación con el evidente deseo de robarle un beso y llevársela a la cama, todo bajo el pretexto noble e inofensivo de "querer conversar con alguien interesante, nada más". Tal cual.   

La mayoría de feministos solo apoyan lo que apoyan por la creencia de que los vistos buenos femeninos pueden equivaler a atracción afectiva o sexual. Nada más iluso y falso.

2- Tiene muchas amigas, pero casi siempre está soltero


Urbanian

Eso es lo que pasa. Los chicos feministas tienen miles de amigas en facebook y decenas de amigas en la vida real, con las que no solo comparten espacios en manifestaciones, sino también en salidas de compras, restaurante, reuniones, etc. No obstante, lo curioso es que la relación entre este tipo de chico y sus amigas no es la misma que la existente entre ellas y sus demás amigos hombres, sino que se parece más a las dinámicas sociales entre las mujeres con sus amigos gays

Algunos le dicen esta gran verdad al muchacho, pero este solo opta por negarlo o por decirle que no le importa porque a las mujeres también las ve como amigas y "ya llegará la indicada, no estoy desesperado como ustedes, pajilleros". Pero en el fondo la realidad le pesa y la evade como puede, porque no está en lo que está por motivos ideológicos, si es que hace falta repetirlo.

3- Ataca constantemente a su género en espera de atención femenina


CrazyBusters


El tipo comprometido por el feminismo constantemente habla mal de su propio sexo usando frases como "masculinidad tóxica", "odio a esta sociedad falocéntrica y patriarcal", "muy bien chicas, las apoyo totalmente, los hombres hemos sido históricamente un absoluto asco". El feministo por lo general vierte ese tipo de comentarios en redes sociales, raramente lo hace en la vida real porque incluso él sabe que se ve patético haciendo tal cosa. Y se emociona con cada like que recibe de su "harén" de amigas, fantaseando con que al menos un par de ellas lo vea como "el príncipe azul antipatriarcal que tanto estaba buscando".  

Lo mejor ocurre cuando experimenta lo que típicamente pasa fuera de toda actividad por la causa: esa chica con cabellos de colores (y fan de Frida Kahlo) lo llama para contarle sus penas con aquél novio controlador que le trata como a una bolsa de abono, con el que siempre termina reconciliándose luego de desahogarse con él. O más gracioso aún: como en una fiesta él habla sobre temas muy profundos y nada sexuales con alguna chica (que se aburre terriblemente al escucharlo) porque "la respeta porque tiene madre", mientras sus amigas empoderadas y feministas están bailando una canción de Maluma con un tipo tatuado que tiene toda la pinta de que las jalará por los pelos si no consigue acostarse con alguna. 

De darse dicha situación hostil, el hombre feminista probablemente intervendrá como buen salvadoncellas, recibirá un buen puñete por parte de él y ni un beso por parte de ella (que le seguía el juego al tipo peligroso todo el tiempo).

4- Cuando está frustrado o borracho se olvida del feminismo


Cartel Urbano

Es muy común que en una borrachera entre chicos (sin ninguna mujer a la que espantar, ya que no quiere perder "mercado") el feministo suelte frases igual de machistas que sus compañeros como "esa perrita no afloja fácil", "yo la respeto como a mi madre pero ella se deja tratar como mierda por el macarra ese, que se joda", "el que folla pagando, acaba ahorrando", "tú siendo un machista follas porque te fijas en perras, yo no me fijo en perras... pero se comportan como perras con otros y no conmigo, putamadre, no entiendo", etc.

Luego que pasa el momento y la resaca, vuelve a la mismo.

5- Es un misógino en potencia, mucho peor que "los machistas"


Youtube


Por todo lo exhibido anteriormente, y aunque el feministo lo niegue, mucha angustia y resentimiento se va acumulando en su interior, uno incluso mayor que el "machista" sin éxito con mujeres por tímido o feo, puesto que él invirtió en ellas más que una copa o una cena: invirtió su dignidad, su tiempo, su dinero; negó sus verdaderos deseos, sus verdaderas intenciones, sus verdaderas ideas, despreció a amigos, etc... todo para nada, para ser visto como otra amiguita más del grupo o como una especie de plan de jubilación para cuando una de sus amigas pase la treintena y quiera sentar cabeza. Cuando él por fin logra interiorizar todo esto y lo acepta, el odio es inevitable, en especial porque muchas veces despierta cuando ya es tarde para reparar los daños producidos. 


sábado, 13 de mayo de 2017

Los 30 no son los nuevos 20: 5 cosas que deben hacer los veinteañeros PERO YA


keywordteam.net

La creencia de que la juventud debe vivirse a lo loco y sin límites es una idea nueva en términos históricos, pues a duras penas tiene alrededor de 55 años por la cultura hippie, la liberación sexual, la cultura del ocio, etc. Antes de ello la etapa de la juventud era la que mejor se usaba para mostrar las capacidades del individuo, lo que hoy se desperdicia casi por completo. 

Claro, eso no quiere decir que los jóvenes veinteañeros de hoy deban cambiar su chip al 100%, olvidarse por completo de que están en su etapa de "exploración" y "descubrimiento", y dedicarse a ser gente productiva. Significa que se debe equilibrar ambas cosas, porque dedicarse mucho al placer y a procrastinar trae consecuencias terribles como un futuro laboral incierto, carreras poco encaminadas, poco dinero para comprar un techo y tener una vida plena en general. Vaya, eso es justo lo que muchos adultos ahora sufren y muchos jóvenes parece que andarán igual ¿verdad?

Veamos 5 cosas en la que los veinteañeros deben preocuparse, tanto o más que en la exploración de su juventud.

1- Trabajar, si se puede desde los 18 años

zetaestaticos.com

Trabajar recién en la mitad de los 20´s (promedio donde la mayoría de jóvenes terminan sus carreras) para desempeñarte en lo que estudiaste no es la forma más inteligente de ingresar al mercado laboral. Trabajar desde temprana edad es vital para el desarrollo de tu sentido de la responsabilidad,la formación de tu carácter y el afinamiento de tus capacidades sociales con personas de todo tipo. Estaría bien que si tienes 18 años, trabajes al menos medio tiempo en un restaurante o consigas un puesto que te demande muy pocas horas a la semana. Si tienes el privilegio de poder trabajar en algo de lo que piensas desarrollar en el futuro, aprovéchalo como una auténtica bendición.

Esto va más allá del dinero a corto plazo: tus primeros diez años como trabajador en gran manera definen cuánto es lo que percibirás en el resto de tu vida adulta. Además, las amistades que puedas hacer en los primeros trabajos de tu juventud son muy importantes, tanto como las de tu colegio o universidad, y en algunos casos, más importantes aun.

2- Cambiar los defectos del carácter

Gonzoo

Sí, infancia es destino, pero otra etapa crucial de la vida de una persona son sus veintes. La moda actual de considerar a esta etapa como "la segunda parte de de la adolescencia" o "etapa para vivir al máximo" ha traído mucho daño. La década de los veintes es la etapa donde el cerebro y la personalidad del individuo desarrolla más cambios que en cualquier otra en busca de un estado definitivo, en ese sentido es más importante e intensa que la adolescencia. Si hay cosas de tu comportamiento que deseas cambiar, como ser más disciplinado, o más activo, o más sociable, etc, este es el mejor momento. Después de los treinta es bastante difícil, la mayoría ya "está hecho a sí mismo" y así se quedan hasta la tumba. 

3- Estudiar una carrera

Nuestra Generación

Hay personas que por diversas circunstancias de la vida no estudiaron una carrera justo después de acabar la secundaria como es lo habitual (e ideal), sino que se dedicaron solo a trabajar (o a no hacer nada, literalmente). Acabar recién una primera carrera a los 30 es un serio error si se pretende vivir de ella, Las empresas no contratan a gente mayor de 28 años si no tienen experiencia previa en el puesto, la cual se espera que sea mayor mientras más edad se tenga. El mercado laboral no tiene piedad. Mucho cuidado. Esa frase de "nunca es tarde para estudiar" es otro pensamiento mágico que trajo mucho daño a la generación milennial.

4- Desarrollar todos los proyectos y hobbies

ModernTips

Muchos jóvenes tienen como meta personal, más allá de sus ambiciones profesionales, desarrollar o hacer una pequeña incursión en algo multidisciplinario, como por ejemplo hacer videos, escribir un libro, hacer un demo musical, aprender, o incluso aprender idiomas, etc. Un veinteañero está en su mejor etapa para todo ello pues cuenta con el tiempo, fuerza, flexibilidad, y potencial mental. Desgraciadamente son los objetivos que más se procrastinan y pesan amargamente después.

5- Buscar a la pareja adecuada

Freepik
Otra cosa que está muy arraigada en nuestra cultura desde los sesentas es el llamado "amor libre" para la juventud, el cual dicta que esta es una etapa para experimentar y probar con distintas parejas antes de sentar cabeza, con el objetivo de llegar al matrimonio "bien follado", contento por "haber vivido" y con la cabeza "bien amueblada" y madura por las experiencias ¿cuál es el fruto actual de eso? Un porcentaje mayor al 60% de matrimonios acaba en divorcio, las madres solteras van en aumento a pesar de que circulan todo tipo de anticonceptivos, cantidad espantosa de hijos sin figura paternal o con el padre impedido de verlos, mujeres con ya 40 años que no se casaron y que tampoco son fértiles, etc. Una verdad como un puño, aunque políticamente incorrectísima.

El matrimonio no se trabaja cuando se firma el papel, sino desde antes de hacerlo. No es que haya que volver a los años 40 donde las chicas se casaban a los 18 con un profesional de 30 y 35 años sin que ninguno de los dos haya catado a otro antes. La idea es que no se aprecien los años dorados como un mero hedonismo, sino como la mejor oportunidad de definir el perfil de la persona con la que deseamos estar. Meterse con cualquiera deja la puerta libre para que las personas acumulen resentimientos y traumas en su interior, lo que influye en sus problemas sentimentales en la madurez ¿han escuchado los términos como "mochila pesada", "idas de olla", etc que dicen muchas personas que salen huyendo de otras luego de una cita? Pues eso.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Ligar en Tinder y en la vida real: 5 diferencias


1- En Tinder todas ponen "buena cara", en la vida real no

Exacto. En la vida real, llámese en un bar o discoteca, las chicas solo sonríen a los chicos atractivos que se les acercan, o a veces sueltan sonrisas nerviosas o incómodas a los que consideran feillos. Pero en Tinder todas parecen sonreír o hacerse de buen ver para todos. Claro, se trata solo de una foto, pero que engaña a muchos.

2- En Tinder puedes hacer match con esa persona que ni te miraría en un bar

Porque en Tinder esa persona puede de casualidad deslizar favorablemente su dedo en tu foto, en el bar está bastante difícil que pueda hacerte caso "de casualidad" ¿salvo que esté en evidente estado de ebriedad? Bueno, ese es otro tema.

3- En Tinder no eres tan tímido como en la vida real

La seguridad de estar detrás de una pantalla es definitiva. Si en la vida real no tienes el suficiente valor para mirar a una chica a los ojos y dirigirle la palabra, en Tinder te sentirás lo suficientemente confiado no solo para marcarla con un corazón y saludarla, sino también para decirle algo coqueto y obsceno. 

4- En la vida real es más probable que te respondan un saludo

Forma parte de lo que se entiende por "ser educado" responder el saludo de alguien, a menos que nos haya hecho algo malo o sea alguien peligroso. Esto está vigente tanto en la vida real (calle, colegio, universidad, trabajo, bar, discoteca, biblioteca, etc) como por teléfono, pero no en el mundo computarizado y digital (chat de Tinder por ejemplo), donde nadie se siente obligado ni por educación a contestarte.    

5- Aunque no lo parezca, en Tinder pierdes mucho más tiempo que en un bar o discoteca

En Tinder las mujeres solo te juzgarán por tu foto, no hay lugar para que vean otras características tuyas como tu estatura, voz, lenguaje corporal, personalidad, etc. Eso es limitarte demasiado. Asimismo, en Tinder ninguna siente que tenga la obligación de contestarte un saludo, lo que te quita la oportunidad de presentarte y hacer que ella te reconsidere. Todo esto provoca que si no eres evidentemente guapo, tus posibilidades de pescar algo dependan mucho de factores ajenos a tu control, lo que implica mayor inversión de tiempo. 

Y no, no es que inviertas más tiempo a cambio de ahorrar dinero, porque las más de las veces cuando logras hacer un match, atraer su atención en el chat y quedar para verse, justo en ese momento será necesario invertir el tiempo y dinero habitual de una cita. Una cita que pudiste haber concertado sin tanta tontería desde otro espacio ajeno a estas apps.